26 jun. 2011

Lhasa de Sela

.


Lhasa de Sela

En 1997 pasé unos meses en Canadá, primero en un pueblito llamado Baie Saint Paul donde participé del Symposium de la nouvelle peinture au Canada y luego en Montréal, donde expuse en Observatoire 4, una galería de la rue Sainte Catherine, entre otras cosas recuerdo la amabilidad y la corrección de la gente, la puntualidad de los micros, los espacios siempre inmensos, mis dificultades con el idioma y el frio, pero sobre todo recuerdo a una cantante llamada Lhasa de Sela que por aquellos días causaba furor en Montréal con su primer disco llamado “La Llorona”, íntegramente en castellano y con varias canciones del acervo tradicional latinoamericano, era casi imposible no escucharlo, sonaba en todos lados, en las casas, en las radios y en los bares, por ser hispano me preguntaban por el significado de las canciones, o sea que no sólo me acompañó, de algún modo me ayudó a sobrellevar mi breve extranjería, por lo que fue inevitable fijar mis recuerdos a su música, por supuesto me traje aquel disco y escucharlo siempre fue como volver por un rato a Canadá, durante años su música perfumó de algún modo mi memoria y la mantuvo con vida; pasó algo más de una década y un día supe que Lhasa de Sela con apenas 37 años había muerto, hoy sigo escuchando su música, pero paradójicamente, hoy son mis recuerdos los que la sobreviven a ella; vayan estas líneas a modo de tributo, en todo el sentido de la palabra, pues de algún modo quedé en deuda con ella, porque su arte fue mi compañía y hoy es mi recuerdo.
F. O'C.

Lhasa de Sela - "El árbol del olvido"
A. Ginastera - F. Silva Valdés
del album "La llorona"





.